Caral, antes de Egipto

Caral es un sitio arqueológico, restos de la  antigua Civilización Caral,  se encuentra en el valle de Supe, Barranca – Lima (Perú) 182 km al norte, la costa y 23 kilómetros de alto 350 metros sobre el nivel del mar.

Esta antigua civilización existió aquí hace más de 5,000 años y Caral es considerada la ciudad más antigua de América. Hasta ahora, los arqueólogos no han encontrado otro lugar en América que tenga ruinas de la ciudad antigua con templos, monumentos y pirámides tan extensos.

caral

Caral ha sido reconocido como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. La civilización antigua de Caral ha existido con otras civilizaciones antiguas como Egipto, Sumeria, China, pero la distinción de Caral estaba completamente aislada.

En las Américas, Caral es la civilización más antigua desarrollada contra la civilización española, los olmecas y otras civilizaciones importantes en los antiguos troncos de América, 1.500 años.

La antigüedad de la civilización de Caral se ha confirmado a través de 146 pruebas de datación por radiocarbono realizadas en laboratorios estadounidenses.

La Ciudad Sagrada de Caral fue un complejo formado por distintas construcciones, ubicado sobre una terraza que los protegía de posibles desastres naturales, huaicos e inundaciones. Las edificaciones fueron realizadas con piedras y maderas de árboles muertos, sin tener la necesidad de recurrir a la depredación, cuidando así el medio ambiente y siendo considerada también como la primera civilización sostenible. Además, de estar inscrita por la Unesco como Patrimonio Cultural de la Humanidad.

Las seis pirámides de esta cultura matriz que resaltaron, fueron sus enigmáticas plazas circulares, así como instrumentos y restos encontrados perteneciente a sus habitantes, quienes se dedicaron a trabajar en la pesca y agricultura. Entre los hallazgos más trascendentales se encuentran el quipu más antiguo y 32 flautas hechas a base de hueso de cóndor y pelícano.

Al encontrarse alejada de otras culturas, Caral logró su desarrollo y sapiencia por sus propios medios, adelantándose en 1800 años aproximadamente a civilizaciones de Mesoamérica. El desarrollo de su conocimiento científico se rigió en la producción de técnicas agrícolas, como la construcción de canales de irrigación; textilería, elaborando vestidos y utensilios; además de medicina natural, usando plantas para tratar las dolencias y planificación de calendarios climáticos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *